Derecho laboral

El derecho laboral nace, crece, se reproduce y se legisla mal. Al menos en España. Vivimos a golpes de autoridad y no a golpes de diálogo. Necesitábamos un derecho laboral digno acorde a una nueva democracia y la tuvimos, llegó la transición y se tuvo que legislar más bien que mal, llegaron los baches y algunos recortes y ahí empezaron los decretazos. Mejor ni mencionarlos, puedo equivocarme y alguien dirá que ha sido a mala idea, para de forma “torticera” atacar a uno u otro. Y llegó la crisis y ahí empezó el festival del humor del derecho laboral. Lamentablemente en este país todos se hicieron expertos en derecho laboral, todos escribían sobre ello, artículos arriba y abajo, tertulias de tomo y lomo en radio y TV, pero lo mejor de todo era poder criticar y criticar sin parar a un gobierno que parecía tener un plan pero aun lo está buscando, esperemos lo encuentre. Decir que Europa nos manda la hoja de ruta es algo sabido pero no desde ahora, sino desde hace tiempo, que no se aplicaban todas las recomendaciones Europeas en la materia, se sabía, que todas las Directivas no se aplicaban también se sabía. No se hicieron bien los deberes, entonces alguien se tuvo que poner a hacer de “poli malo” pero para ser poli malo también hay que saber y aún no hemos acabado ciertos renglones si lo que pretendemos es cambiar para bien, de arreglar y mejorar, el ya perjudicado mercado de trabajo. Mi opinión personal parte que si no se modifica el reparto de cotizaciones entre empresa y trabajador(reduciendo la carga empresarial) – con la consiguiente reducción de costes directos a la empresa y reprogramando un nuevo escenario en las prestaciones para el presente y un nuevo libro blanco a aplicar en las pensiones tras el fin de ciclo del periodo transitorio de la última reforma, nos veremos abocados a un escenario muy difícil de asumir, donde con una bajo indice de natalidad y una gran cantidad de pensionistas, menos de un tercio de la población deberán mantener con cotizaciones e impuestos al resto del Estado y sabemos que será insufrible e inviable.

El derecho laboral como tal sabemos que regula las relaciones laborales entre trabajadores y empresas y a partir de ahí podemos sacar muchos subapartados: contratos de trabajo, salarios, permisos, convenios colectivos, derechos sindicales, etc, etc.

Para estos tiempos tan turbios que nos ha tocado vivir, la clave se llama dialogo que tomada del latín y traída del griego, significa algo parecido como ” a través de la palabra”. Pues eso falta precisamente, palabra, capacidad de comunicación, de entendimiento, como clave de un nuevo ciclo en las relaciones laborales. ¿Si podemos aprovechar la tecnología para hacer más fácil nuestras vidas, porque no dedicamos ese tiempo sobrante a mejorar las relaciones laborales?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s