Los nuevos derechos laborales – 2ª parte – o como cambiar el chip

Lamentablemente he iniciado la segunda parte de este post sobre los derechos laborales después de la aprobación y publicación del Real Decreto Ley que deja esos derechos reducidos a la mínima expresión – por lo leído en prensa de forma inmediata – ya llevo una semana de reciclaje profesional- ya me pondré con resumenes, elaborar cuadros e intentar buscar los puntos débiles de la dichosa reforma laboral. Pero al final como yo me esperaba a medida que pasaban los días y a la vista de las pocas luces en la negociación previa de sindicatos y patronal se intuía un decretazo – legal porque así viene regulado – del Gobierno poniendo todo de la mejor forma posible, dándole el gusto a unos y quitando a otros. Pero de reforma poco, se ha adaptado una parte a la realidad europea y se ha dado más poder a la empresa que al propio sector donde se encuentre integrada. Pero esta segunda parte de los derechos laborales no van a ir contra la reforma laboral – ya habrá tiempo para hablar de ella – sino para tratar el nivelazo de la clase dirigente de los sindicatos y de la patronal. Al final es fiel reflejo del mismo nivel que despliegan nuestros políticos. El motivo? está claro, mucho tiempo en las esferas de poder, viendo la realidad desde un prisma diferente. Las relaciones laborales como las conocemos están muertas, dado que si la figura de empresario va ligada a rico y explotador y la de trabajador va ligada a reinvidicador e inconformista nos encontraremos con unos clichés difíciles de cambiar de la noche a la mañana. La cultura laboral de este país aun arrastra resquicios de la época franquista en determinados niveles y métodos de liderazgo empresarial, flaco favor le hace al tejido empresarial, pero afortunadamente hay muchas empresas que van cambiando y adaptándose a los tiempos que corren.

Ese cambio no solo debe nacer desde los dirigentes, también debe nacer desde la persona individual, trabajador, y desde la organización empresarial, del empresario individual, autónomo, pyme, etc. Ni podemos pensar que España es el país por excelencia donde se protege en exceso al trabajador jurídicamente hablando ni se debe pensar que el empresario es el único responsable de que su empresa vaya mal.

Que se recorten los derechos laborales o se modifiquen no será la clave para una reforma efectiva ni real. Que se bonifiquen ciertos contratos es solo un flaco favor a las arcas públicas, como dijo en su blog @malabache ( Miguel Ángel Payeras), el nuevo autónomo será aquel que deje de cobrar el paro y pase a ser generador de ingresos para el Estado. Que cambien las reglas del juego y el trabajador esté más oprimido y más presionado – el que de momento tiene trabajo – tampoco va a cambiar el marco de las relaciones laborales, solo será un parche para que algunos aprieten las tuercas y otros estén más atentos a su silla y a ser más resultadistas y efectivos en sus objetivos.

Hay muchos factores que deberían tenerse en cuenta pero de todos ellos creo que hay dos que destacan sobre manera, uno es sin formación no soy nada y otro un trabajo no es para toda la vida. De la falta de formación el problema es más grave pues la educación, mejor dicho el sistema educativo tiene bastante de culpa, ligado a la cultura del dinero fácil o llamada cultura del pelotazo. Somos esclavos del dinero y del consumo y lo de hacer dinero rápido es tan antiguo como el comer y el beber, y en un país latino por excelencia, la picaresca está a la orden del día. Se deben crear las herramientas para que los trabajadores salvan bien formados desde una formación continua útil, una formación profesional o una universidad, pero siempre pensando que ese esfuerzo será tenido en cuenta, cosa que tampoco pasa pues el nivel empresarial es bastante bajo, salvo excepciones. La palabra empresario suele tomarse como más despectiva que positiva, no se habla de emprendedores generalmente , se habla de empresarios. Pero se llamen como se llamen deben demostrar con su capacidad, imaginación e inventiva que somos capaces de sacar este país adelante, todos juntos sin limitaciones, pudiendo tener las mejores herramientas formativas y generadores de capital humano, de valores que a veces corresponde reciclar, pero pensando que todo lo que se aprende va con la persona y que la organización solo lo disfruta mientras el trabajador permanece en la empresa. Muchas empresas dan formación y según su complejidad y coste ya están pensando que el trabajador no se vaya dentro de un periodo determinado para poder exprimir y optimizar ese recurso facilitado por su empresa. Se debe gestionar una empresa y el trabajador prestar su trabajo desde el igual a igual, con jerarquías modernas y con visión global y de futuro. Las formas de llevar las empresas de hace 15, 25 ó 30 años han pasado a mejor vida…eso espero.

Solo desde la clarividencia para saber estar en las relaciones laborales dentro de un contexto cambiante tan rápido como el actual hará que el futuro de esa organización sea más claro que oscuro.

Así pues, la palabra clave es reciclate o te reciclan….aquellos que no saben mirar por tus intereses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s