Emociones versus paternalismo

Hace una semana en una conversación con un trabajador que me consultó sobre la posibilidad de cambiarse de empresa e irse a una empresa del sector. La conversación se inicio en dudas legales enfocadas a si había un problema de cambio de empresa por ser del mismo sector y sobre como debería negociar su sueldo. Parecía clara la reunión eran dudas habituales cuando cambias de trabajo, además se añadió el dato que podría tener un pluriempleo, es decir trabajar por horas en otra empresa además de su nuevo empleo a jornada completa. La verdad no pintaba mal para el trabajador dado que con los tiempos que corren es un lujo poder tener buenos trabajos. A lo largo de la conversación me aclaró que se había formado y reciclado correctamente, entendí que había hecho los deberes y estando en un sector donde trabajaba, la crisis no había afectado tanto como en otros se había posicionado para poder optar bien a nuevas oportunidades. El escenario era el adecuado y parecía la conversación llegar a su fin. Pero la sorpresa vino cuando el trabajador me habló que su actual jefe- el dueño de la empresa- estaba usando el típico modelo de “comer la oreja” poniendo en valor aspectos emocionales como un buen padre de familia, pero a su vez cargando culpas y errores sobre alguien que no debía asumir ese cometido en relación a su posición en su empresa. Emocionalmente esa empresa quería ganarse a sus empleados con una mala táctica pero el error ya estaba cometido porque casualmente las responsabilidades que iban sobre el empleado debían ser responsabilidad de un familiar directo y ahí entendí en que tipo de empresa estaba. La oportunidad la tenía perfecta el trabajador para irse a otro proyecto donde se sintiese mejor valorada. Era cuestión de tiempo que se fuera. Quizás el error fue no darse cuenta antes.

Confundir paternalismo con mala gestión y jugar con las emociones de la gente no suele ser éxito asegurado. A veces la necesidad hace aguantar a la gente pero si el profesional está bien preparado la sartén cambia de mano y decide donde se sienta valorado económicamente y emocionalmente. El trabajo en general, las relaciones laborales son emociones y sensaciones, el proyecto es vital y en este caso el excel no lo aguanta todo.

Las empresas familiares podrán sobrevivir cuando lo sean como historia viva para transmitir valores y emociones pero dejando la gerencia en manos de profesionales desvinculados de la familia fundadora. 

El siglo XXI hace tiempo que llegó para todos. Las emociones deben estar por encima de las personas pero no encima de ellas para utilizarlas.

Anuncios

¿Malas leyes, peores reformas, malos ciudadanos?

Cuanta negatividad en un titular para empezar un post de un blog, pero entre tanto experto suelto y cuñado regalado, no se me ocurre otro título, lo siento, no volverá a ocurrir.

Las reformas siempre son necesarias, tanto si vamos bien como si vamos mal a nivel económico y social. El conformismo es malo y el creerse los mejores también. Dicho lo cual creo que debe hacerse mucha autocrítica entre todos los estamentos de la sociedad. Cada uno sabe de lo suyo aunque cada vez más – y más en España – sabemos más de todo gracias a Internet(el enemigo para muchos).

Tener buenos o malos gobernantes parte de lo que decidimos día a día como ciudadanos, no de castigar a uno o a otro con un voto dogmático o con un impulso emocional.  Las leyes cada vez son peores porque el ciudadano no participa de forma directa o indirecta. Y luego el populismo se explica y se entiende mal pues ciertos giros han confundido todavía más al ciudadano de a pie. Figuras como las organizaciones sindicales y empresariales deberían ser motor de cambio y en ocasiones aportan menos de lo que se espera de ellas, de asociaciones civiles o locales, agrupaciones y otros grupos empresariales/sociales no definen ni aportan ideas prácticas solo declaraciones exigiendo. Si no aportamos como ciudadanos individuales y colectivos poco podremos hacer cada cuatro años en una urna y esa queja tendrá un altavoz con sordina.

Si queremos reformas en el ámbito socio-laboral debemos alimentarlas desde el debate constructivo.

¿No pensáis que fomentar y alimentar que el ciudadano cree su actividad profesional como empleado autónomo no demuestra pocas luces o ideas o ganas de dialogo para construir un mercado laboral más sólido y fuerte?

Sin formación empresarial no podemos crecer como país y no solo de marketing e internet vive el nuevo autónomo, sin mínima gestión de su entorno empresarial no le damos a u nuevo autónomo más de un año de vida. Esa frase de: “Esto no me lo habían explicado” está muy gastada.

¿Reformar leyes como la de seguridad social complementarían y compensarían leyes que se quedaron a medias?

¿Cambiar el modelo de cotización para que se mejore la contratación laboral por las empresas no ayudaría a mejorar y dar estabilidad a un mercado de trabajo muy tocado? No se trata de cotizar más o menos sino cotizar mejor. ¿Cotizar por el salario? ¿No sería mejor cotizar por escala profesional? Si fijamos unos tramos hay una cosa que las empresas legalmente no podrán omitir que es una estructura de empresa, ni todos serían jefes ni todos serían operarios, pero claro para eso el empresario también debe formarse más y mejor.

¿Reformar los modelos de subvención a organizaciones sindicales y empresariales no ayudaría a que fueran más autocríticos y a mejorar sus fórmulas de financiación y su modelo de gestión alimentando que el ciudadano y las empresas se apoyaran más en esos modelos para tener voz y más repercusión social?

La reforma laboral se quedó a medias y tras prueba-error ya vemos que es más fácil despedir pero igual de caro que antes si se hace mal. Si se hace, mal jurídicamente hablando, porque siempre tendremos buenos y malos empleados y buenos y malos empresarios.

La negociación laboral colectiva parece demasiado, una mala copia de otra mala copia y se cubren las vergüenzas con excesivos brindis al sol perjudicando a las pymes y parando conflictos colectivos en las grandes organizaciones.

Creo que los profesionales del sector debemos tomar más iniciativa, más riesgos y más imaginación para conseguir unas relaciones laborales más sanas y más estables y no dejarlas a las decisiones de los tribunales.

Mal vamos como sociedad si cada ley se acaba poniendo en duda en un tribunal. Quizás el ciudadano no ha hecho sus deberes y en consecuencia sus gobernantes tampoco.

El nuevo empleado no existe……

Se habla mucho del mercado laboral y del entorno del empleado en relación a hace años donde las competencias estaban muy marcadas y donde hoy prima la polivalencia – según los “expertos” – , la adaptación al cambio y la gestión de las herramientas vinculadas al entorno digital. Pero si se pide un cambio al empleado ¿donde queda el cambio de las empresas? Las que no saben como evolucionar en modelos de gestión de hace 20 años, donde no gestionan buenas políticas de personal y donde no prima el sentido común.

Creo que el nuevo empleado no existe porque la empresa del futuro tampoco existe. Hace poco lo escuché en una conferencia donde se indicaba que en los próximos 30 años solo se salvarán el 25% de las empresas actuales ya que serán las que evolucionen en su gestión de los recursos – humanos, económicos y de operaciones – en relación al medio con el que trabajen día a día.

Quizás debemos hablar del trabajador polivalente y bien formado que se adapta al cambio como medida de garantizar su empleabilidad en diferentes ciclos de su vida laboral.

Por eso pongo en duda el perfil que se vende hoy por hoy del nuevo empleado. La crisis ha obligado a evolucionar, cual teoría darwiniana pero las empresas no se dan cuenta que si ellas tampoco cambian en sus proceso de toma de decisiones serán abducidas por un sistema que está evolucionando demasiado poco a poco y en nuestro caso en el Estado Español con un excesivo control legislativo intervencionista donde se bloquean esos procesos de cambio.

Creo que desde la empresa se debe trabajar más por el cambio sin esperar formulas mágicas de los gobiernos de turno sin ayudas ni subvenciones, aportando más desde el trabajo colaborativo. Para eso se debe mirar más uno hacia si mismo y no esperando que llegue la ayuda de fuera.

 

Aprender a ser personas 

Hoy acaba la temporada del equipo de baloncesto en la categoría premini B de Sant Josep Obrer – quizás el club sea irrelevante o no -me quedo con las personas que han conseguido que un equipo aprenda cosas tan importantes como el respeto, el compañerismo, el ser un equipo, en no rendirse, en aprender de las derrotas, de los errores, de cosas que no importan a los adultos que muchos solo miran y se comparan para alimentar su ego. Han aprendido mucho más que buenos consejos técnicos en baloncesto, han asimilado valores como personas y eso es lo más enriquecedor. Cuando un entrenador apoya, ayuda y anima en lugar de regañar y corregir cada acción se gana el respeto y el cariño de unos chavales de 7 y 8 años que les encanta verse en cada entreno y partido.

Quizás en la vida y en la empresa valoremos más el error como fase del aprendizaje y no como un motor para machacar al de al lado y para alimentar egos y crear necesidades ficticias. 

La vida es algo más que ganar, la vida va de disfrutar y en el deporte también. 

Gracias por esta temporada tan enriquecedora. Gracias Raúl Aparicio,gracias Joan Sans y Joan Sans jr y a todos los pequeños grandes chicos que hacen que el deporte enseñe a ser por encima de todo mejores personas y a pasárselo bien 

Banda sonora de la temporada

No sin mi pensión

He leído un titular preocupante, no era desconocido,revisado de otros artículos que han ido hablando en los últimos meses de una situación cuanto menos preocupante – y me quedaré corto usando ese adjetivo calificativo. Me refiero de las pensiones, del temible escenario que se plantea a corto plazo – en unos cuatro años – de reducir la cantidad de la pensión o aumentar el gasto público y repercutirlo al ciudadano.

Se habla de que con un desfase o déficit de 15.000 millones de euros poco margen para arreglarlo nos queda, pues se deberá generar tal cantidad de empleo que ni en las mejores épocas de la burbuja inmobiliaria se nos ha planteado. Con todo esto el escenario es preocupante desde diversos puntos de vista y tras tener varios datos a la mano llego a las siguientes conclusiones:

.- nos podemos despedir de una futura rebaja de las cotizaciones a la seguridad social por parte de la empresas, en un formato generalizado, para incentivar la contratación incluso aplicando mejoras laborales independientemente del nuevo gobierno que salga.

.- las empresas verán aumentada sus obligaciones tributarias.

.- el Estado como tal, en global, incluyendo todas las AA.PP. no mejoran en su gestión de recursos propios inflando presupuestos a costa de repercutirlo al ciudadano.

.- creo queda claro que hacen falta más funcionarios – médicos, policías, maestros y similares – y sobran funcionarios – aux.admtvos. para atender a determinados jefes de negociado, asesores a dedo y nuevos departamentos creados para no se sabe bien el qué. La voluntad de una mejora en la gestión de los recursos públicos debería ser una realidad palpable y no se percibe.

.- Qué la empresa pública roba empleados a la privada con una burbuja salarial se sabe de aquí a Santander pero no lo hagamos tan descarado por favor,gracias.

.- no se recorta ni uno de los privilegios que tienen determinados políticos, no se estructuran los sueldos de cargos públicos de alto rango para fijar un ranking adecuado y adaptado a la realidad del país.

.- preocupa que la deuda pública siga creciendo simplemente para cumplir un programa político a costa de generar agujero que pagarán los que vengan detrás.

.- inquietante el nivel de mala gestión que se detecta en determinadas áreas de las AA.PP. donde es muy difícil cambiar determinados hábitos simplemente para mejorar la productividad y poder servir mejor al administrado. Lamentablemente existiendo buena gestión no se usa de modelo útil para aquellas que no saben o no quieren ver que el dinero que administran no es suyo.

.- alguno me llamará liberal si digo que empecemos a incentivar los planes de pensiones privados, pero no lo voy a decir. Mejor no seguiré ese camino.

La reflexión debe ir hacia tres pilares: recortes en lo superfluo, mejora de gestión de las AA.PP. y sus presupuestos y crear nuevo mecanismo de cotizaciones(computando todos los años de la vida laboral para el cálculo de la pensión, cambiar condiciones jubilación permitiendo mejor flexibilidad, generar un modelo mixto entre el actual y el austriaco – se deben garantizar pensiones dignas pero las mejoras de las mismas no debe soportarlas todas el empresario).

¿Qué sentido tiene cotizar para una pensión sobre los salarios reales percibidos si el día de mañana no se recibirá la pensión en base a los rendimientos generados? Parece que en el contrato con el Estado alguien está incumpliendo algo. y eso tiene un nombre. 

El próximo gobierno – el que sea – tiene como obligación sentarse con todos los agentes sociales, expertos y demás para generar un nuevo escenario donde se garanticen las pensiones, unas pensiones, las más dignas posibles. De no ser así se quebrará el Estado del Bienestar por la parte más perjudicada, dado que no le encontrará el sentido al esfuerzo de aportar al fondo común, cuando el contrato social se incumple y además se hace todo lo posible para gestionar de forma muy arriesgada los fondos públicos sin provisionar fondos que garanticen dichas pensiones.

¿Qué bienestar pretendemos si no somos capaces de tener unos mimbres mínimos donde la balanza de ingresos y gastos se ajuste como si fuera una empresa privada?

Trabajar sin una pensión garantizada sabemos lo que puede generar. Mientras tanto usamos la cortina de humo. Esperemos que las brasas no nos quemen.

Carta de reyes magos para empresas y trabajadores

Si los Reyes Magos pensaran en las empresas y en los trabajadores igual la lista de deseos podía ser algo parecido a esto:

1.- Empresas que puedan iniciar su actividad sin esperar meses a permisos y licencias. Antes se inicia un negocio, antes se reactiva la economía.

2.- Trabajadores que tuviesen más trabajo de calidad, con mejores condiciones y mejores resultados.

3.- Que no se cambien contratos a empleados por cuenta ajena por falsos autónomos – freelance es más cool – con la excusa de los costes de seguridad social y otras jugadas legales.

4.- Que se destinara una parte del sueldo a mejorar la pensión,a elección del trabajador. Y garantizar pensiones mínimas más dignas.

5.- Que el coste de seguridad social no fuese vinculado al sueldo recibido en la nómina sino a la categoría profesional.

6.- Que la formación bonificada no sea el motivo vital para usar la formación sino la consecuencia de hacer mejores a los empleados.

7.- Que la Inspección de Trabajo investigara de oficio las ofertas de empleo publicadas por debajo de salarios mínimos y contrarias a la ley.

8.- Que se permita la contratación de trabajadores extranjeros no comunitarios, creando una tarjeta provisional. El Estado ya ingresaría mientras se revisa la tarjeta definitiva. Se acabaría con la excusa de esperar 6 meses para un permiso de trabajo y contra el trabajo ilegal.

9.- Simplificar las contrataciones y dejar de engañar a los empresarios con falsas promesas de bonificaciones que a la mínima que incumplen se les reclaman cotizaciones más 20 por ciento de recargo y una inspección de trabajo.

10.- Que cuando haces denuncias a la Inspección de Trabajo se actúe de forma eficiente y no exclusivamente cuando tiene repercusión en la prensa.

11.- Que vuelva el contrato de lanzamiento de nueva actividad – vinculado a nuevas líneas de negocio o nuevos centros de trabajo. Antes se usaba y daba cierta estabilidad durante 2/3 años.

12.- Poner control al contrato temporal limitando su uso con una lista cerrada. Todo sería más fácil y la polémica del contrato único quedaría en nada.

13.- Que las empresas en España se animen más a firmar convenios de empresa y que aquellos sectores que no tienen convenio colectivo lo tengan para mejorar las relaciones laborales.

14.- Y por favor que dejen de usar las estadísticas de empleo y desempleo para atacarse entre los diferentes partidos políticos. Con el pan de la gente no se juega. Un poco de dignidad.

Y en general que tanto pequeños autónomos, pymes, empresas en crecimiento y todos los empleados puedan mejorar en este año 2016.

Cerramos o abrimos página

Se acaba el año, algunos lo liquidan o lo finiquitan o pasan página.

En cualquier caso tanto por hacer todavía mientras esa pila interior quiera que nuestras ideas y proyectos sigan alimentando cada mañana al despertarnos.

Mis deseos serían para aquellas empresas que todavía buscan esa pila interior:

1.- Pensar y planificar más antes de actuar. Rectificar sobre la marcha es bueno, corregir en exceso a veces no tanto.

2.- Saber comunicarse entre socios y colaboradores. Todavía más importante comunicar entre los miembros de una organización.

3.- Valorar el trabajo y remunerarlo como corresponde. Tanto el de colaboradores como el de empleados. Buscar fórmulas donde todos salgan ganando. No todo es dinero pero el tiempo vale dinero. Usar la imaginación para que todas las partes salgan ganando. El “No” por anticipado no sirve para sentarse a una mesa a hablar.

Buscar fórmulas para hacer crecer las ganas de no irse de un sitio es vital para una empresa.

4.- Valora a quienes trabajan para ti. ¿Si se van sufren? ¿Si se quedan quizás es por conformismo? Pararse a pensar es bueno, a hablar también pero a tomar decisiones es todavía mejor.

Ser agradecido es muy importante. La gente no debe estar atada a una silla pero sí a una motivación permanente.

5.- Genera siempre proyectos donde no todo sea facturar y donde las sinergias sumen para que las organizaciones crezcan. El dinero llegará tarde o temprano.

Se ha demostrado que crecer rápido es tan malo como no crecer. Paso a paso es todo mejor.

6.- Consulta tus dudas pero no a todos. Confía de verdad, comparte tus ideas y proyectos pero analiza bien con quien vas a llevarlos adelante.

7.- Si mides todo por números pronto te quedarás solo. Los números ayudan mucho a tener una mejor visión pero hay más cosas que se deben valorar en tu entorno. Ya sabes cuales son. Las ves cada día pero no te detienes en exceso a pensar.

8.- Comparte alegrías y fracasos. Es bueno y es sano.

9.- Si siempre te quejas nadie te creerá. Pero si aportas ideas y soluciones todos te escucharán por locas que puedan parecer.

10.- Sé tú mismo. Haciendo mejor a quien tienes a tu lado ganarán todos.

Y por encima de todo, sonríe.

Como le decimos mi mujer y yo a nuestro hijo. Con un por favor y un gracias…..y una buena sonrisa se te abren muchas puertas.

Feliz año lleno de éxitos.