No sin mi pensión

He leído un titular preocupante, no era desconocido,revisado de otros artículos que han ido hablando en los últimos meses de una situación cuanto menos preocupante – y me quedaré corto usando ese adjetivo calificativo. Me refiero de las pensiones, del temible escenario que se plantea a corto plazo – en unos cuatro años – de reducir la cantidad de la pensión o aumentar el gasto público y repercutirlo al ciudadano.

Se habla de que con un desfase o déficit de 15.000 millones de euros poco margen para arreglarlo nos queda, pues se deberá generar tal cantidad de empleo que ni en las mejores épocas de la burbuja inmobiliaria se nos ha planteado. Con todo esto el escenario es preocupante desde diversos puntos de vista y tras tener varios datos a la mano llego a las siguientes conclusiones:

.- nos podemos despedir de una futura rebaja de las cotizaciones a la seguridad social por parte de la empresas, en un formato generalizado, para incentivar la contratación incluso aplicando mejoras laborales independientemente del nuevo gobierno que salga.

.- las empresas verán aumentada sus obligaciones tributarias.

.- el Estado como tal, en global, incluyendo todas las AA.PP. no mejoran en su gestión de recursos propios inflando presupuestos a costa de repercutirlo al ciudadano.

.- creo queda claro que hacen falta más funcionarios – médicos, policías, maestros y similares – y sobran funcionarios – aux.admtvos. para atender a determinados jefes de negociado, asesores a dedo y nuevos departamentos creados para no se sabe bien el qué. La voluntad de una mejora en la gestión de los recursos públicos debería ser una realidad palpable y no se percibe.

.- Qué la empresa pública roba empleados a la privada con una burbuja salarial se sabe de aquí a Santander pero no lo hagamos tan descarado por favor,gracias.

.- no se recorta ni uno de los privilegios que tienen determinados políticos, no se estructuran los sueldos de cargos públicos de alto rango para fijar un ranking adecuado y adaptado a la realidad del país.

.- preocupa que la deuda pública siga creciendo simplemente para cumplir un programa político a costa de generar agujero que pagarán los que vengan detrás.

.- inquietante el nivel de mala gestión que se detecta en determinadas áreas de las AA.PP. donde es muy difícil cambiar determinados hábitos simplemente para mejorar la productividad y poder servir mejor al administrado. Lamentablemente existiendo buena gestión no se usa de modelo útil para aquellas que no saben o no quieren ver que el dinero que administran no es suyo.

.- alguno me llamará liberal si digo que empecemos a incentivar los planes de pensiones privados, pero no lo voy a decir. Mejor no seguiré ese camino.

La reflexión debe ir hacia tres pilares: recortes en lo superfluo, mejora de gestión de las AA.PP. y sus presupuestos y crear nuevo mecanismo de cotizaciones(computando todos los años de la vida laboral para el cálculo de la pensión, cambiar condiciones jubilación permitiendo mejor flexibilidad, generar un modelo mixto entre el actual y el austriaco – se deben garantizar pensiones dignas pero las mejoras de las mismas no debe soportarlas todas el empresario).

¿Qué sentido tiene cotizar para una pensión sobre los salarios reales percibidos si el día de mañana no se recibirá la pensión en base a los rendimientos generados? Parece que en el contrato con el Estado alguien está incumpliendo algo. y eso tiene un nombre. 

El próximo gobierno – el que sea – tiene como obligación sentarse con todos los agentes sociales, expertos y demás para generar un nuevo escenario donde se garanticen las pensiones, unas pensiones, las más dignas posibles. De no ser así se quebrará el Estado del Bienestar por la parte más perjudicada, dado que no le encontrará el sentido al esfuerzo de aportar al fondo común, cuando el contrato social se incumple y además se hace todo lo posible para gestionar de forma muy arriesgada los fondos públicos sin provisionar fondos que garanticen dichas pensiones.

¿Qué bienestar pretendemos si no somos capaces de tener unos mimbres mínimos donde la balanza de ingresos y gastos se ajuste como si fuera una empresa privada?

Trabajar sin una pensión garantizada sabemos lo que puede generar. Mientras tanto usamos la cortina de humo. Esperemos que las brasas no nos quemen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s