Como los medios de comunicación nos cambian, o quizás nosotros los cambiamos

De un tiempo a esta parte ya he perdido una adorable sensación, especialmente los domingos que era el único día que lo podía hacer, y es leer un periódico en formato papel como toda la vida. Mi mujer aun lo hace algunos domingos, yo desisto, primero porque me falta el placer de la tranquilidad de una mesa y un café y tener todo el tiempo del mundo – con mi hijo ya es imposible – de tener un diario impoluto en mis manos y disfrutar del olor de su tinta y de unas noticias en principio interesantes. Por eso y porque tengo un tablet playbook de Blackberry, me puedo descargar algunos diarios y disfrutar de su lectura en cualquier lugar y momento del día, intento que sea una práctica habitual de forma diaria para estar medianamente informado.

Pero el fondo de todo esto, es ir más allá, ¿es ver como la información llega a nosotros?, no, no es así, sino es llegar a como los medios de comunicación quieren llegar a nosotros. Parto de una teoría -humilde, es mi teoría – que la información va demasiado rápida para que un periódico tradicional pueda a las 8 de la mañana alimentar tu curiosidad y saciar de noticias nuestro interés cultural, político, social o deportivo. Digamos que eso sería la parte romántica, creo que la prensa tradicional se está reciclando para no perder su batalla contra la Red, de tal forma que recuperen el terreno perdido y a través de los nuevos formatos – digital, móviles, tablets , etc, consigan recuperar el encanto que entonces tenían, con material multimedia, información diferenciada de la habitual y por supuesto y lo más importante, actualizada.

Pero al final, creo que nada va cambiar, que los medios de comunicación por cuestiones lógicas de adaptarse a los tiempos que corren, se deben reciclar o desaparecer, así son las normas de juego en esta partida de la prensa escrita – otro aspecto sería el actual modelo de televisión -, la sangría laboral sigue sin parar en los medios escritos tradicionales, con más despidos y contratos sostenidos con peores sueldos, para intentar salvar un modelo de negocio que si o si debe cambiar, pero desde sus cúpulas.

La pregunta sería: pretenden ellos cambiarnos con sus lobbys de poder y presión? Pretenden cambiar un modelo de negocio cuando lo que hace falta es dar más poder a la propia información y dejarse de sectarismos de otras épocas y dedicarse a buscar la verdad, a informar y a ilustrar a una sociedad que poco a poco sale de su cueva, para revelarse y reclamar más capacidad de opinión y decisión en esta sociedad actual que nos ha tocado vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.