Una época de cambio, una época para las oportunidades

El pasado domingo, día raro pero por qué no apropiado, surgió una conversación sobre el trabajo y los proyectos, sobre ser autónomo, sobre como funcionamos en esta época de cambios. La palabra prohibida durante un tiempo y que ahora nos acompaña e incluso nos cansa. La crisis como tal suena a algo negativo aunque como muchos hemos escuchado en diversos medios y hemos leído al respecto tiene su origen en el griego krisis, que es época de decidir o de cambio.

Siempre es interesante(y necesario) que podamos decidir sobre nuestro futuro, sobre nuestros retos y sobre nuestras oportunidades, que las podamos valorar y decidir desde la reflexión por una necesidad de crecimiento personal o profesional(ambas diría yo al fin y al cabo). Todos los cambios necesitan su proceso de maduración, de análisis y de estudio. Lo complicado es tener que decidir desde la presión, el stress, la incertidumbre. La vida es una duda permanente, un elegir rumbos y destinos, un aprendizaje y una formación continua, equivocarse y errar es humano, rectificar dicen que de sabios.

Los cambios ya están en marcha, ahora depende de nosotros que aprovechemos las oportunidades. Hace tiempo, bastante diría yo, dejé de confiar en “Papá Estado” , con antes me refiero a antes de que todo esto explotará en nuestras narices. Nunca he creído en subvenciones ni en ayudas públicas para el sector empresarial con ánimo de lucro(por aclarar), tampoco eran vitales para mi negocio, incluso cuando se concedían de forma tal alegre. No creo en regalar caramelos porque luego ese Señor que te regala el caramelo va a buscar la forma de quitártelo de la boca y eso es lo que la gente no sabe o dice no saber. Esto no quita que defienda el papel del Estado como protector y garantizador de determinados servicios necesarios que son un bien y garantía de nuestra sociedad.  Ahora bien, escuchar ciertas frases del estilo “el gobierno no hace nada” , “El estado no nos ayuda”, de la pataleta sistemática que no aporta nada. Lo que sí aporta y suma es compartir ideas, proyectos e ilusiones y jugársela.  Si tenemos que esperar a que los dirigentes políticos del color que sean nos arreglen los problemas lo llevamos claro.

Debemos ser los primeros en cambiar la forma de ser y pensar como sociedad, la sociedad hará cambiar las leyes y las leyes el sistema y no al revés.

Emprende desde el corazón, aprende desde la razón y comparte sin esperar nada a cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s