#reformalaboral Análisis II Las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo

Realmente los cambios sufridos con la nueva regulación se pueden en uno que pueden llegar a ser dos: el instrumento aleatorio que disponía la empresa para modificar a su antojo cualquier modificación sustancial – llámese horario, turnos, sistema de retribución, etc – ahora queda bien determinado y atado a las causas económicas, Vamos para entendernos que por sí mismos antes eran una herramienta para declarar la guerra entre empresa y trabajador y acabar en el juzgado con un final digamos muy oscuro. Ahora ese instrumento de modificación de condiciones de trabajo se concreta y extiende a que la empresa te puede bajar el sueldo si la situación de la empresa así lo requiere, ¿alegando qué? pues razones de competitividad, productividad u organización técnica o del trabajo en la empresa, resumiendo vale todo, pues todo eso es una empresa. Si nos vamos a lo colectivo, tras el periodo de consultas, tanto con acuerdo y sin acuerdo, voy, lo comunico, lo aplico y tiene efectos en 7 días, luego ya sabes donde tienes que ir a recurrir.

Pero lo más importante además de poder rebajar el sueldo es el preaviso en las modificaciones individuales, pasando de 30 días a 15 días con la nueva reforma laboral.

Resumiendo para dejarlo bastante clarito a los que no lo quieran entender: si soy una empresa con dificultades y tengo salarios algo inflados o fuera de mercado, voy los bajo un 15% pactado de forma indeterminada o por un periodo temporal, previamente tasado, y si no te gusta ya sabes, a reclamar y a perder el tiempo en los juzgados, solo pudiendo cobrar si no te gusta esa oferta liquidar tu contrato con 20 días por año con un máximo de 9 mensualidades.

La prensa ha aburrido con el mensaje de abaratar el despido pero esta medida para mi es mucho más importante, entiendo que lo que pretende el Gobierno es promover esta medida antes de llegar al despido, pero visto el pobre ejemplo dado por las patronales y sindicatos a nivel nacional para negociar esta reforma sin éxito, queda mucho terreno que una empresa sepa comunicar este mensaje a sus empleados y hacer ver la finalidad de la medida.

Creo que el problema vendrá en la falta de negociación y en la saturación procesal cuando los acuerdos no se trabajen todo lo bien que se debieran realizar.

Pronto vendrá el post más aburrido de todos – dado que la prensa se ha encargado de descuartizarlo debidamente – el despido.

#reformalaboral Análisis I – Los nuevos contratos para emprendedores

Tanto hablar de emprendedores pero al final todo muy descafeinado, y diréis por qué?

Pues por algunas sencillas razones:

1.- Obligan al emprendedor a contratar a trabajadores bonificados a jornada completa.

¿Por qué? Muy fácil, de ese modo es un parado completo que se quita el Estado de su estadística, si diesen la opción de contratar a jornada parcial el trabajador tendría el derecho a solicitar compaginar el cobro de su salario con la parte proporcional del desempleo y técnicamente seguiría como un parado más, perjudicando los números que pretende llevar el gobierno a Europa.

2.- Las bonificaciones son durante tres años, es decir, pongo un parche y después de ese tiempo volverá la pelota al Estado pues se necesitan reformas de otro calado. Parecería atrayente que el periodo de prueba sea de un año, sin penalización para el empresario pero no puede despedirlo durante los tres primeros años que es cuando dura la bonificación de seguridad social.

3.- La deducción fiscal para el primer contrato de un menor de 30 años puede parecer interesante, ya no tanto las bonificaciones sobre las cotizaciones, dado que copiando la penúltima reforma socialista, se bonifica por el mismo importe un contrato que cotiza por 1500 € como un contrato que cotiza por 800 €, es decir el famoso café para todos.

4.- Se bonifican solo dos sectores o tramos de edad laboral, los de 16 a 30 años y los mayores de 45 años. Los más jovenes tiene sentido pues la tasa de paro de ese tramo es la más elevada de Europa, pero al bonificar solo los contratos indefinidos a jornada completa estás obligando al trabajador de ese tramo de edad a renunciar a una posibilidad de estudiar unos estudios reglados y poder dedicarle el debido tiempo. Con respecto a las bonificaciones a los contratos de trabajo de los mayores de 45 años podría parecer golosa, pero un día antes de la entrada en vigor del Real Decreto Ley era más ventajoso contratar a un trabajador de ese perfil que ahora, el motivo es que antes la bonificación era similar pero por tiempo indefinido, ahora es solo por tres años. Huele esto de los tres años a un parche de muy mal gusto. Y después que? volver a lo mismo sin mucho margen de mejora.

Consideración puntual y destacada debe hacerse al requisito de estar inscrito como demandante de empleo, pero ojo, de larga duración, bien en un tiempo concreto de un intervalo(12 meses dentro de 18 como es para los mayores de 45 años), el objetivo está claro, pretenden poner en circulación y a trabajar a aquellos que antes se van a quedar sin la prestación por desempleo – el llamado paro de a pie de calle – y así evitar que se pueda entrar en una fractura social, de este modo el paro solo lo cobrarían los útlimos despedidos o que hayan finalizado su contrato de trabajo recientemente. La verdad está bien pensado, se prima lo económico de las arcas públicas antes de poder seleccionar a aquel parado que más valga para un puesto de trabajo en función de su CV.

Preguntas con respuesta abierta:

¿Por qué tanto hablar de ayudar al emprendedor y solo se habla en un pequeño artículo de la nueva contratación de emprendedores?

¿No sería más lógico permitir esos contratos de nuevos emprendedores a la contratación a tiempo parcial también?, cuando un emprendedor inicia una actividad laboral a lo mejor no necesita un empleado a jornada completa o simplemente no se lo puede permitir.

¿Por qué siempre se bonifican los contratos de trabajo para atraer la contratación? El peor sistema es aquel que subvenciona, sería más lógico reducir el coste directo por un periodo transitorio entre 4 y 5 años tanto para contratación temporal y fija bien a jornada completa y/o parcial. Se ha demostrado que los costes laborales en España son de los más elevados.

¿Que sucederá cuando salgan a la luz las estadísticas de empleo de estos nuevos modelos de contratación? ¿Tendrán incidencia efectiva?

En un próximo post comentaremos las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo y vamos a alucinar un poco más todavía.

Los nuevos derechos laborales – 2ª parte – o como cambiar el chip

Lamentablemente he iniciado la segunda parte de este post sobre los derechos laborales después de la aprobación y publicación del Real Decreto Ley que deja esos derechos reducidos a la mínima expresión – por lo leído en prensa de forma inmediata – ya llevo una semana de reciclaje profesional- ya me pondré con resumenes, elaborar cuadros e intentar buscar los puntos débiles de la dichosa reforma laboral. Pero al final como yo me esperaba a medida que pasaban los días y a la vista de las pocas luces en la negociación previa de sindicatos y patronal se intuía un decretazo – legal porque así viene regulado – del Gobierno poniendo todo de la mejor forma posible, dándole el gusto a unos y quitando a otros. Pero de reforma poco, se ha adaptado una parte a la realidad europea y se ha dado más poder a la empresa que al propio sector donde se encuentre integrada. Pero esta segunda parte de los derechos laborales no van a ir contra la reforma laboral – ya habrá tiempo para hablar de ella – sino para tratar el nivelazo de la clase dirigente de los sindicatos y de la patronal. Al final es fiel reflejo del mismo nivel que despliegan nuestros políticos. El motivo? está claro, mucho tiempo en las esferas de poder, viendo la realidad desde un prisma diferente. Las relaciones laborales como las conocemos están muertas, dado que si la figura de empresario va ligada a rico y explotador y la de trabajador va ligada a reinvidicador e inconformista nos encontraremos con unos clichés difíciles de cambiar de la noche a la mañana. La cultura laboral de este país aun arrastra resquicios de la época franquista en determinados niveles y métodos de liderazgo empresarial, flaco favor le hace al tejido empresarial, pero afortunadamente hay muchas empresas que van cambiando y adaptándose a los tiempos que corren.

Ese cambio no solo debe nacer desde los dirigentes, también debe nacer desde la persona individual, trabajador, y desde la organización empresarial, del empresario individual, autónomo, pyme, etc. Ni podemos pensar que España es el país por excelencia donde se protege en exceso al trabajador jurídicamente hablando ni se debe pensar que el empresario es el único responsable de que su empresa vaya mal.

Que se recorten los derechos laborales o se modifiquen no será la clave para una reforma efectiva ni real. Que se bonifiquen ciertos contratos es solo un flaco favor a las arcas públicas, como dijo en su blog @malabache ( Miguel Ángel Payeras), el nuevo autónomo será aquel que deje de cobrar el paro y pase a ser generador de ingresos para el Estado. Que cambien las reglas del juego y el trabajador esté más oprimido y más presionado – el que de momento tiene trabajo – tampoco va a cambiar el marco de las relaciones laborales, solo será un parche para que algunos aprieten las tuercas y otros estén más atentos a su silla y a ser más resultadistas y efectivos en sus objetivos.

Hay muchos factores que deberían tenerse en cuenta pero de todos ellos creo que hay dos que destacan sobre manera, uno es sin formación no soy nada y otro un trabajo no es para toda la vida. De la falta de formación el problema es más grave pues la educación, mejor dicho el sistema educativo tiene bastante de culpa, ligado a la cultura del dinero fácil o llamada cultura del pelotazo. Somos esclavos del dinero y del consumo y lo de hacer dinero rápido es tan antiguo como el comer y el beber, y en un país latino por excelencia, la picaresca está a la orden del día. Se deben crear las herramientas para que los trabajadores salvan bien formados desde una formación continua útil, una formación profesional o una universidad, pero siempre pensando que ese esfuerzo será tenido en cuenta, cosa que tampoco pasa pues el nivel empresarial es bastante bajo, salvo excepciones. La palabra empresario suele tomarse como más despectiva que positiva, no se habla de emprendedores generalmente , se habla de empresarios. Pero se llamen como se llamen deben demostrar con su capacidad, imaginación e inventiva que somos capaces de sacar este país adelante, todos juntos sin limitaciones, pudiendo tener las mejores herramientas formativas y generadores de capital humano, de valores que a veces corresponde reciclar, pero pensando que todo lo que se aprende va con la persona y que la organización solo lo disfruta mientras el trabajador permanece en la empresa. Muchas empresas dan formación y según su complejidad y coste ya están pensando que el trabajador no se vaya dentro de un periodo determinado para poder exprimir y optimizar ese recurso facilitado por su empresa. Se debe gestionar una empresa y el trabajador prestar su trabajo desde el igual a igual, con jerarquías modernas y con visión global y de futuro. Las formas de llevar las empresas de hace 15, 25 ó 30 años han pasado a mejor vida…eso espero.

Solo desde la clarividencia para saber estar en las relaciones laborales dentro de un contexto cambiante tan rápido como el actual hará que el futuro de esa organización sea más claro que oscuro.

Así pues, la palabra clave es reciclate o te reciclan….aquellos que no saben mirar por tus intereses.

Los “nuevos” derechos laborales en España- 1ª parte

Esfuerzo y trabajo

Con todo lo que está sucediendo estos días con las manifestaciones promovidas desde el #15M hasta llegar al #15O y desde el movimiento de democracia real ya, y aunque se diriga el grito de lucha y defensa contra los políticos y contra los bancos, las consecuencias que llevan a estar indignados es que gracias a nuestros políticos y a nuestros queridos bancos, mucha gente se ha quedado sin trabajo, bien porque su contrato no ha sido renovado o bien porque siendo fijo – mayor estabilidad y garantía , se ven afectados por ERE’s, reducciones de plantillas, etc., en definitiva pérdida de trabajo, pérdida de identidad y un vacío de valores dirigido en un sentido: somos una herramienta del capitalismo o somos un instrumento de una orquesta donde tenemos una gran importancia.

La importancia de un cambio de ciclo en las relaciones laborales, viene motivado por dos variantes claramente diferenciadas: la relación empresario-trabajador o viceversa debe cambiar hacia un sentido más amplio donde uno aporta al otro y no donde uno roba al otro. La segunda variante sería la más complicada, el cambio de valores y aptitudes del futuro empresario, pues de su formación, conocimiento, asociacionismo y capacidad de análisis y reflexión sacaremos las referencias para que la relación con el trabajador cambie por completo.

La generación actual y la anterior, marcada a base de especulación y enchufismos personales o políticos, generán un estado de pasotismo y de abandono del esfuerzo generado por una pérdida de valores empresariales, enfocados a un enriquecimiento rápido y más o menos fácil, contra una serie de valores marcados por la austeridad, sacrificio, apoyo, emprendimiento y ganas de hacer las cosas bien hechas. Esa actitud nunca se ha desarrollado pues se debe partir que el nivel formativo – no tan solo el de enseñanza – sino el de formación emprendedora o empresarial brilla por su asuencia y faltan capacidades que hagan fuerte al tejido empresarial actual. Creo que para el futuro debemos incidir en la formació activa y proactiva del trabajador y una preparación previa del futuro empresario – el Estado no tiene interés en ello – pues así consigue mayores ingresos a costa de la falta de conocimiento.

Debemos partir de una serie de puntos que se deberían estudiar y modificar de tal forma que el derecho laboral – y el práctico aplicado, sea ágil, sin dudas legales y adaptado a realidades de PYMES y no de gran empresa. Para ello se debería reforzar más el convenio de empresa y como consecuencia de eso, resurgiría el asociacionismo sindical para obtener una mayor y mejor defensa de los intereses de los trabajadores, queda de manifiesto que los mayores perderdores de esta crisis a nivel de organización además de los partidos políticos son las asociaciones empresariales y los sindicatos.

¿Si se refuerza el convenio de empresa no sería más útil su aplicación para adaptarla a la realidad de la propia actividad empresarial?

¿La formación para optar a crear un negocio, empresa, debería pasar por una formación mínima instada por las propias organizaciones empresariales con la participación estatal y autonómica?

¿No creéis que el mayor cáncer que fomenta el fraude es el coste tan elevado de las cotizaciones sociales y el uso fraudulento de subvenciones y bonificaciones de toda índole?

El esfuerzo colectivo y creer que solo con nuestro sudor y trabajo se lograrán estas metas, es la clave para crear un nuevo ciclo laboral donde la legislación vaya de la mano de la realidad laboral y no por detrás o dictadas desde los grandes despachos de unos señores que no viven en este mundo real.